Vacío legislativo, contrabando y falsificación de billetes

alejandror1

El sistema monetario en Venezuela se encuentra desprotegido ante los delitos de falsificación y contrabando de billetes venezolanos, ya que existe un vacío legislativo creado con las últimas reformas al Código Penal y a la Ley del Banco Central de Venezuela en el Título III sobre los delitos monetarios.

Las mafias son organizaciones de poder que llegan a muchas instituciones, públicas y privadas para corromperlas y poder lograr sus objetivos, gracias a la impunidad y al vacío legislativo presente en algunas leyes de la República, especialmente las relacionadas con el contrabando y falsificación de papel moneda venezolano.

Tanto el contrabando como la falsificación de papel moneda, forman parte de las tantas actividades ilegales que realiza el crimen organizado para penetrar el sistema económico, nacional e internacional. No sólo es un tema de dinero en efectivo o de una transferencia, es un tema de posesión de riquezas producto de esas actividades ilícitas.

Para ahondar en el tema sobre la desprotección del sistema monetario, entendido como un bien jurídico que carece de tutela penal, entrevistamos al doctor Alejandro Rebolledo, especialista antilavado de dinero y director del Instituto de Altos Estudios de Derecho (IDAED), aunado a esto es el autor del Proyecto de Reforma de la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y contra el Financiamiento al Terrorismo que fue recientemente aprobado en Primera Discusión por la Asamblea Nacional de Venezuela y cuyo principal objetivo es de incluir y reformar algunos artículos relacionados en la lucha contra la Delincuencia Organizada, Legitimación de Capitales, Contrabando, Evasión Fiscal, el Financiamiento a la Proliferación de Armas de Destrucción Masivas, entre otros, así como un capítulo referido a la Recuperación de Bienes, que sin lugar a dudas amenazan la paz y seguridad de la sociedad y del capital, productividad y competitividad de la sociedad venezolana.

¿Por qué un vacío legislativo?

 “Esto se debe en gran parte, porque el sistema monetario en Venezuela se encuentra desprotegido ante los delitos de falsificación y contrabando de billetes, debido a un vacío legislativo creado en las últimas reformas al Código Penal y a la Ley del Banco Central de Venezuela, donde no están tipificados como crímenes, ya que en la reforma que hizo el Poder Ejecutivo en el año 2001, los eliminó en el Título III sobre los delitos monetarios.

Por tal razón Venezuela quedó con un vacío legislativo en relación a los delitos monetarios, o circulación de divisas falsas, o delitos de contrabando, falsificación y exportación de moneda, entre otros”.

¿Quiénes se dedican a la compra y venta del papel moneda venezolana?

“Las mafias actúan libremente debido a que el contrabando de billetes no está tipificado como tal en la legislación venezolana. La Ley sobre Delito de Contrabando pena exclusivamente el transporte ilegal de mercancía y por su parte el Código Penal criminaliza el ocultamiento de la moneda nacional siempre y cuando sea adquirida de manera ilícita.

Este vacío legislativo ha permitido que el contrabando de billetes de papel moneda venezolano  haya crecido en los últimos años, donde la delincuencia organizada pareciera ser quien gobierna en Venezuela, haciendo posible que un grupo de funcionarios controlen todo a su antojo, precisamente por la debilidad institucional. Por eso es que no vemos sanciones”.

¿Continúa el contrabando y falsificación de billetes venezolanos?

“Por supuesto que sí, enfatizó el exjuez penal. Continúan saliendo las “alertas purpuras de Interpol” contra los contrabandista y falsificadores de billetes venezolanos, siendo en su mayoría rusos, árabes, chinos, portugueses, brasileros y colombianos, a quienes diariamente capturan en las fronteras del país con enormes suma de billetes de 50 y 100 bolívares, muchos con ciertas características para ser utilizados, bien para intercambio ilegal, tráfico de drogas o falsificación de monedas extranjeras (dólares y euros)”.

¿Qué ganancias origina todo esto?

“Llevando billetes de Bs. 50 y Bs. 100, a las casas de cambio en las ciudades fronterizas con Venezuela, te los compran por Bs. 160 hasta 500 por cada billete de Bs. 100, es decir, pueden obtener una ganancia hasta del 200% por cada Bs. 100.

Esto viene sucediendo desde hace mucho tiempo, pudiéndose  corroborar, como a través de los diferentes operativos de los cuerpos policiales han sido capturadas personas con más de 1.350 millones de bolívares escondidos en maletas, adheridos al cuerpo o camuflados en ropa que general llevan de manera especial los contrabandistas, listos para falsificar o contrabandear por los puertos y aeropuertos del país. Las ganancias son enormes y difíciles de cuantificar”.

¿Cuáles son las características que buscan los falsificadores?

En relación a los billetes de 100 bolívares, su principal característica es que el serial debe comenzar con las letras Z.  Y, sucesivamente seguida con el número 8. En nuestro caso ya se le dio la vuelta al abecedario y es necesario empezar a usar índices dobles de letras, quizás lo más alarmante en Venezuela sea que esto está sucediendo con la moneda de más alta denominación, como lo es el billete de Bs. 100, originando como consecuencia su difícil obtención en las agencias bancarias, donde sólo se consiguen los billetes de baja denominación, cuyo exagerado volumen o bulto, despierta la atención de los delincuentes, prestos al atraco”

 ¿Por qué esos billetes de 50 y 100 bolívares?

 Si revisamos algunas páginas de venta online como Mercadolibre.com, podremos encontrar publicaciones donde billetes con las mencionadas características se ofertan en más del doble del valor real establecido por el Banco Central de Venezuela (BCV).  Se dice que la tinta de los billetes de Bs 100 son fácil de remover con un tratamiento químico, dejando el papel moneda intacto para que se pueda imprimir sobre él nuevamente. De esta manera se falsifican billetes de dólares americanos y euros“.

¿Qué hacer contra esta problemática?

 “Mientras existan instituciones débiles, la doble moral política, la irresponsabilidad y que en vez de prevenir esta problemática la inacción se hace cómplice pasiva de estas acciones, se estará alimentando los tentáculos del crimen organizado.

Por tal razón debemos aplicar la inteligencia financiera. Si hay “ceguera voluntaria y doble moral”, no podremos combatir a la delincuencia organizada. Simplemente con inteligencia financiera, estaríamos al tanto de saber hacia dónde va el dinero y como se mueve ese dinero producto de esas actividades ilícitas.

La delincuencia organizada no tiene color político, sino aliados de turno… Con esto quiero decir que cuando se comete una actividad ilícita y ese dinero producto de dicha actividad entra en el sistema financiero para darle apariencia de legítimo, bien con el “contrabando” o “falsificación de moneda venezolana”, se está legitimando capitales y por lo tanto acabando con la socio-economía del país”. Concluyó Alejandro Rebolledo.

antilavadodedinero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *