Familiares de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia en el exilio han sido víctimas de persecución