Vulnerabilidad de las monedas virtuales para legitimar capitales

En los últimos años se ha tratado de definir de una manera adecuada las monedas virtuales, más aún con el auge y desarrollo contemporáneo de éstas a través de la web. Una de las definiciones más completas la definen como “…divisas digitales no reguladas, que son emitidas y controladas por quienes las desarrollan, y son usadas y aceptadas entre los participantes de una comunidad virtual determinada; se pueden ganar o comprar, y son empleadas para adquirir productos virtuales o reales, así como para intercambiar servicios o realizar cualquier otra transacción.

Linden Dollars, Facebook Credits, Amazon Coins, y Bitcoins, son algunas de las monedas virtuales de mayor popularidad en la actualidad, pues cumplen con la función de medio de intercambio al permitir que dos sujetos económicos intercambien bienes; son unidad de cuenta cuando facilitan medir y comparar el valor de los productos; y contribuyen a la innovación financiera al brindar alternativas de pago adicionales a los consumidores…”

Se ha traído a colación esta definición de monedas virtuales, por cuanto consideramos que se adapta en gran medida al tema, puesto que utiliza un término muy acertado para este tipo de moneda, y es precisamente que son “divisas digitales”. Según la Real Academia Española, la moneda es una pieza de oro, plata cobre u otro metal, regularmente en forma de disco y acuñada con los distintivos elegidos por la autoridad emisora para legitimar su valor y puede estar
representada en billetes o papel de curso legal.

Contrariamente a lo que originalmente se conoce como moneda, ha surgido unas divisas que distorsionan totalmente con lo anteriormente, producto del desarrollo tecnológico mundial muy estrechamente ligado con el internet y la computación, en virtud que, son denominadas monedas pero que son intangibles al tacto humano, sin forma aparente, y aunque poseen distintivos no están acuñados como generalmente lo conocemos, pero sin embargo, representan un valor.

Por esta razón, se coincide en la definición, que las monedas virtuales son divisas digitales creadas por una comunidad indeterminada de personas naturales o jurídicas, públicas o privadas, cuyo valor y curso legal esta determinado, dirigido, regulado, usado y aceptado en el ciberespacio por los individuos de esa comunidad, y por tanto, pueden ser reguladas o no por cualquier banco central o autoridad gubernamental, con el cual se pueden realizar operaciones comerciales,pagos de servicios, intercambios y cualquiera otra actividad que implique una contraprestación.

De acuerdo a este aporte conceptual, podemos señalar que las monedas virtuales se dividen en dos grandes grupos: a) Las reguladas por la autoridad gubernamental; y b) Las no reguladas por la autoridad gubernamental.

MONEDAS VIRTUALES REGULADAS
Dentro de esta categoría de monedas virtuales, se encuentran aquellas que son creadas, adaptadas, garantizadas y respaldadas, por la autoridad gubernamental respectiva, a través de los Bancos Centrales, quienes controlan no solamente las operaciones con estas monedas sino la forma en la cual se realizarán dichas operaciones, estableciendo un control permanente sobre la divisa, para estabilizar
su valor.

Una de las monedas virtuales más importantes, en su inicio, fue el Euro, la cual entró en vigencia el 1 de enero de 1999, convirtiéndose en la moneda oficial de once (11) Estados miembros, hoy día ya alcanza a diecisiete (17) países que utilizan esta moneda, sustituyendo a las antiguas monedas de cada nación en dos etapas. “…En primer lugar, se introdujo como moneda virtual para los pagos no efectuados en efectivo y con fines contables, mientras que las antiguas monedas siguieron empleándose en los pagos en efectivo, siendo considera das como divisiones del euro. Posteriormente, el 1 de enero de 2002, el euro apareció físicamente, en forma de billetes y monedas…” Hoy día el euro no es considerado como moneda virtual, pues ya existe en forma impresa, sin embargo, dejó una importante huella en la historia de esta clase de monedas.

El Sistema Unitario de Compensación Regional (SUCRE)
Siguiendo con estos paradigmas, surgió el 16 de octubre de 2009, el Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos (SUCRE), el cual es una moneda utilizada como unidad de cuenta que sustenta el mecanismo de pago alternativo, utilizado por los países que integran la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), para cumplir con los pagos producto del comercio entre los estados miembros, bien sea de carácter público o privado.

En tal sentido, “El Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos, SUCRE, es un mecanismo que sirve para la canalización de pagos internacionales resultantes de las operaciones de comercio recíproco entre sus países miembros. Este Sistema se basa en la utilización de una moneda virtual “sucre”, para el registro de las operaciones exclusivamente entre los bancos centrales, en tanto que la liquidación local (pagos a exportadores y cobros a importadores) se efectúa con las respectivas monedas locales de los países miembros (en el Ecuador se realizará en dólares).”

Actualmente este sistema o moneda virtual, es utilizada por cinco (5) países, todos pertenecientes a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), como son Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, y se encuentra en espera de una posible inclusión la República Oriental del Uruguay, pues actualmente está en proceso de estudio legislativo.

Una de las características propias de esta clase de moneda virtual, es precisamente que permite realizar operaciones con la moneda local de curso legal en cada país parte, es decir, que para utilizar esta moneda, no es necesario que deje de circular la moneda oficial del país miembro, por cuanto una vez que se ha realizado la operación con el SUCRE, ingresa al Banco Central del país miembro tales recursos convertidos en moneda local, de esta forma existe un control total de cada Banco Central y no de un Banco Central general o común para todos.
Por esta razón, es que estas operaciones se adaptan a las legislaciones imperantes en esta materia para cada país miembro, ello sin afectar los respectivos cuerpos normativos.

Entre las ventajas de este sistema o moneda virtual, podemos mencionar las siguientes:
1. Acceso a un mercado ampliado de aproximadamente 68 millones de habitantes.
2. Permite el uso de moneda local para el pago de las importaciones.
3. Reduce los costos de conversión de divisas para las pequeñas y medianas empresas y empresas asociativas.
4. Optimiza los trámites administrativos para pagos internacionales.
5. Reduce otros costos transaccionales originados por información asimétrica.
6. Facilita la liquidación expedita de las obligaciones adquiridas.
7. Reduce la diferencia entre la fecha valor aplicada a las adquisiciones y cesiones de divisas.
8. Maximiza el flujo de caja de la tesorería de la empresa.
9. Oferta diversificada de bienes y servicios.
10. Reducción en los costos de importación.
11. Precios más bajos para los consumidores.
12. Debido a su control gubernamental a través del sistema financiero, se minimizan los riesgos de legitimación de capitales, pues en la mayoría de los casos se tiene conocimiento del origen de los fondos.

Sin embargo, existen limitantes o desventajas de esta clase de moneda virtual, las cuales se pueden enumerar de la siguiente forma:
1. Limita el mercado de comercio únicamente a los cinco (5) países integrantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), como son Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.
2. No es adquirible como moneda para el ahorro.
3. No permite la adquisición de productos de otras nacionalidades, aunque pasen por los países del Alba.

Agregar más controles a la hora de realizar operaciones comerciales tanto de exportación como de importación.

MONEDAS VIRTUALES NO REGULADAS
Existe una variedad de monedas virtuales, que no están bajo el control de los entes gubernamentales a través de los bancos centrales, entre las cuales podemos mencionar el Linden Dollars, Facebook Credits, Amazon Coins, y Bitcoins. Sin embargo, y pese a la existencia de estas monedas, solamente nos referiremos al Bitcoin, por considerar que es la divisa digital con mayor auge en los últimos tres años y con mayor incidencia en el ciberespacio.

EL BITCOIN
El Bitcoin “es una de las primeras implementaciones de un concepto denominado cripto-moneda, el cual fue descrito originalmente en 1998 por Wei Dai en la lista de correos de cypherpunks. Basándose en la idea de que el dinero es un objeto, o cualquier tipo de registro, aceptado como forma den pago de bienes y servicios, el pago de las deudas en un determinado país o un contexto socio-económico, Bitcoin se ha diseñado en torno a la idea de una nueva forma de dinero que usa criptografía para controlar su creación y transacciones, en lugar de depender de autoridades centrales.

En 2009, la primera especificación y prueba de concepto de Bitcoin fue publicada en una lista de correo de criptografía por un miembro bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto. Hacia finales de 2010 Satoshi deja el proyecto diciendo que se había pasado a otras cosas. El creador de Bitcoin nunca reveló su identidad y simplemente dejó su invento al mundo. El origen y la motivación detrás de Bitcoin sigue siendo, hasta hoy, un gran misterio.

Desde 2010, la comunidad Bitcoin ha crecido con muchos programadores trabajando en el proyecto. Durante junio y julio del 2011 repentinamente Bitcoin ganó la atención de medios de comunicación dando lugar a una manifestación de compras masivas. El resultado de esta burbuja se desinfló lentamente en la última parte del 2011, pero el valor de Bitcoin se recuperó nuevamente hasta superar el pico del 2011.

El 27 de septiembre de 2012, la Fundación Bitcoin fue creada en un esfuerzo por estandarizar, proteger y promover Bitcoin. Hoy en día, la economía Bitcoin se está desarrollando rápidamente con nuevos usuarios que se unen diariamente.”

El Bitcoin, es pues, una divisa digital, un protocolo y un software, creado para realizar pagos en todo el mundo y transacciones punto a punto, protegido criptográficamente y sin intervención o respaldo de ningún banco central o autoridad gubernamental.

CARACTERÍSTICAS
a. Es una moneda anónima. Desde el creador del sistema, cuya verdadera identidad y origen es todo un misterio y solo se conoce bajo el pseudónimo Satoshi Nakamoto, los usuarios de bitcoins utilizan pseudónimos para crear sus monederos virtuales y realizar las transacciones, lo cual las hace tan anónimas como el dinero en metálico, pero con la capacidad de hacer grandes movimientos internacionales al instante.
b. No existe físicamente. Los bitcoins funcionan gracias a un sistema de encriptación por claves, donde lo único que existe, es la información acerca de quién posee cada moneda y ésta se encuentra en los ordenadores de todos los usuarios de bitcoins del mundo. Sólo el dueño de una moneda puede entregársela a otro, y cuando lo hace, se actualizan los datos en todos los ordenadores, de manera que la información se transmite a cientos, quizás miles (o millones) de “testigos” que sabrán “quién” tiene cada moneda en todo momento.
c. No está controlado por ninguna institución ni gobierno. Bitcoin utiliza tecnología punto a punto (P2P), que le permite operar sin una autoridad central; gestionar las transacciones y realizar la emisión de Bitcoins con el trabajo conjunto de la red, bajo los patrones de oferta y demanda y los limites algorítmicos que establecen un tope de emisión de 21 millones de Bitcoins.
d. Puede ser usada por cualquier persona alrededor del mundo. Cualquier usuario alrededor del mundo puede descargar un monedero virtual, que es un archivo que se instala en un dispositivo con conexión a internet, desde el cual es posible efectuar las transacciones punto a punto (P2P). Las cuentas son anónimas o bajo pseudónimo y cada parte de la transacción está fijada con una clave pública para garantizar la seguridad del intercambio y evitar que se hagan dos pagos con una misma moneda.
e. Ausencia de pagos por intermediación. Cuando realizas una transacción en internet a través de tarjetas de crédito o débito o usando plataformas de pago, siempre tendrás que pagar una comisión al intermediario; debido a que las transacciones con bitcoins se realizan persona a persona, no existen intermediarios a quienes se deba pagar por el servicio, lo cual constituye uno de los mayores atractivos para quienes utilizan esta divisa.
f. Los bitcoins no pueden ser congelados ni intervenidos por nadie. Cada bitcoin pertenece únicamente a su propietario en su totalidad, como las transacciones no están controladas por ninguna entidad, ni gobierno y no se conoce la verdadera identidad de su propietario, se hace imposible la congelación de fondos o las restricciones de compras; es decir nadie puede impedir que se realice una transacción.
g. Los Bitcoins se pueden transferir entre nodos arbitrarios en la red.
h. Las transacciones son irreversibles.
i. El doble gasto se evita mediante el uso de una cadena de bloques.
j. Las transacciones se transmiten en cuestión de segundos y son verificadas en un plazo de 10 a 60 minutos.
k. El procesamiento de transacciones y la emisión del dinero se realizan colectivamente a través de laminería.
l. Las transacciones se pueden recibir en cualquier momento, independientemente de si su computadora está encendida o apagada.
m. Limite fijo cercano a los 21 millones de Bitcoins.
n. Los Bitcoins son divisibles hasta 8 posiciones decimales dando un total de aprox. 21×1014 unidades monetarias.
o. Las transacciones son baratas, y mayormente gratis.

Son varias las ventajas que proporciona el Bitcoin como divisa digital, no solamente para el comercio sino también para el ahorro o inversión. Tal es el caso de las que a continuación se destacan:
a. En vista de su inexistencia en forma física, es muy fácil su custodia y se minimizan los riesgos de ser víctimas de hurtos o robos.
b. Puede ser usada por cualquier persona en cualquier parte del mundo, toda vez que su uso sólo está limitado a la red.
c. En vista que la relación comercial es directamente entre las personas que realizan la operación, carece de intermediarios y por tanto, se minimizan los costos operacionales, incluso hasta pueden llegar a ser gratis.
d. No son susceptibles de ser congelados, expropiados, decomisados o confiscados, toda vez que, no son regulados por ningún banco central ni controlados ni respaldados por autoridad gubernamental alguna.
e. Por la irreversibilidad de las transacciones es poco probable que una operación con Bitcoins luego de realizada, pueda ser revertida para procurarse una posible estafa.
f. Evita un doble gasto, es decir, por registrarse todas las operaciones en una base de datos, no es posible que un Bitcoins pueda ser gastado al mismo tiempo en dos lugares distintos de forma malintencionada.
g. Las transacciones se realizan en un lapso muy breve.
h. No suponen un riesgo para la estabilidad de precios, siempre que la creación de dinero continúa permaneciendo en un bajo nivel.
Por otro lado, las desventajas que proporciona la utilización de esta moneda digital, así como los riesgos financieros y económicos que ello acarrea, son las que se describen a continuación:
a. Por su falta de control gubernamental o a través de un banco central, carecen de respaldos y no gozan de protección financiera de los estados.
b. Son monedas inestables económicamente, por la carencia de políticas de regularización.
c. Son susceptibles a las actividades ilícitas de carácter económico y financiero, como las estafas y fraudes, incluso la legitimación de capitales, en virtud del control gubernamental para la determinación del origen de los fondos.
d. Por realizarse bajo operaciones de pseudónimo o anonimato, se desconoce la identidad de la persona con la cual se realiza la operación y por ende, su vinculación con alguna organización criminal o grupo terrorista.
e. Las transacciones no devengan impuestos, y con ello se pudiera incurrir en evasión de impuestos, lo cual podría acarrean consecuencias legales.

VULNERABILIDAD DE ESTA MONEDA VIRTUAL PARA LEGITIMAR CAPITALES
Para determinar la vulnerabilidad de las monedas virtuales frente a la legitimación de capitales, necesario es recordar la definición de este delito. Hemos dicho que la legitimación de capitales, es el proceso de esconder o disfrazar la existencia, fuente ilegal, movimiento, destino o uso ilegal de bienes o fondos producto de actividades ilegales para hacerlos aparentar legítimos.
En este sentido, debe el Estado impedir que este proceso legitimatorio de los activos obtenido en forma ilegal, lleguen a su estado final, su aparente legitimidad. Para lograr este cometido, se implementan una serie de controles financieros y económicos, los cuales permiten descubrir señales de alerta sobre personas con desequilibrios financieros que se traducen en riesgos de legitimación de capitales.
De no existir estos controles institucionales, sería imposible determinar el perfil del cliente, y así conocer el aumento de su patrimonio, cuyo análisis devendrá en si éste es desproporcionado o no con su capacidad económica y financiera.
Estos controles gubernamentales comienzan desde la propia emisión de la moneda, hasta su comportamiento en el sistema financiero, pasando incluso por su adquisición en las distintas actividades de los ciudadanos.
Se considera, en principio, que las monedas virtuales –y muy especialmente el Bitcoin-, puede llegar a convertirse en una alternativa financiera muy positiva, que incremente el poder adquisitivo de las personas a nivel mundial, y con ello se expanda el comercio de una manera globalizada. Sin embargo, ello no nos permite afirmar que los negocios con Bitcoin sean responsables y seguros.
Esta afirmación la basamos en las fuertes debilidades que frente a la legitimación de capitales, se presenta el Bitcoin como moneda digital, en virtud que, tal y como se observa de las características antes expuestas, su posesión y propiedad descansa sobre un anonimato, es decir, se desconoce la identidad de la persona con la cual se realiza la operación o transacción.
Esta situación evidentemente contraviene normas y principios básicos que rigen las actividades financieras y de seguros, vale decir, por ejemplo, conozca a su cliente, conozca a su proveedor, etc., de tal manera que, si se desconoce la persona con la cual se realiza el negocio, cómo puede asegurarse que el mismo es responsable y seguro.
Por otro lado, al no permitir un control gubernamental sobre la moneda digital Bitcoin, la hace especialmente vulnerable, pues se vuelve inestable y de alto riesgo, por cuanto su respaldo es la confianza de sus usuarios, lo cual no resulta una garantía de peso frente a una caída, devaluación o pérdida por estafa o fraude electrónico.
Sobre estos aspectos, el banco Central Europeo, realizó un estudio en el año 2012, sobre los Esquemas Virtuales Monetarios, donde se concluyó lo siguiente: “…Aunque en términos prácticos esquemas virtuales monetarios sean sólo una evolución, de un punto de vista conceptual ellos realmente presentan cambios sustanciales cuando comparado a verdaderas divisas y sistemas de pago. En primer lugar, actores convencionales como instituciones financieras, cámaras de compensación y bancos centrales son ausentes de estos esquemas.
También, ellos proliferan más fácilmente, en el contexto del enorme crecimiento en el acceso a y el empleo de la Internet y como consecuencia de las innovaciones técnicas detrás de estos esquemas. Además, ellos no a menudo son atados a un país específico o el área monetaria, que complica la fabricación de ley, la regulación y el hacer cumplir de la ley.

Del análisis preliminar en este informe puede ser concluido que, en la situación corriente, esquemas virtuales monetarios: no plantean un riesgo de poner un precio sobre la estabilidad, con tal de que la creación de dinero sigue quedarse en un nivel bajo tienden a ser intrínsecamente inestable, pero no puede poner en peligro la estabilidad financiera debido a su conexión limitada con la verdadera economía, su volumen bajo negociado y una falta de amplia aceptación de usuario; actualmente no son regulados y estrechamente no son supervisados o supervisados por cualquier autoridad pública, aun cuando la participación en estos esquemas exponga a usuarios para acreditar, la liquidez, riesgos operacionales y legales;podría representar un desafío para autoridades públicas, considerando la incertidumbre legal que rodea estos esquemas, como ellos pueden ser usados por criminales, estafadores y lavanderos de dinero para realizar sus actividades ilegales; podría representar un desafío para autoridades públicas, considerando la incertidumbre legal que rodea estos esquemas, como ellos pueden ser usados por criminales, estafadores y lavanderos de dinero para realizar sus actividades ilegales; podría tener un impacto negativo sobre la reputación de bancos centrales, asumiendo el empleo de tales sistemas crece bastante y en el caso de que un incidente atrae la cobertura de prensa, ya que el público puede percibir el incidente como siendo causado, en parte, por un banco central no que hace su trabajo correctamente; realmente de verdad se caen dentro de la responsabilidad de los bancos centrales como consecuencia de características compartidas con sistemas de pago, que dan lugar a la necesidad de al menos un examen de acontecimientos y la provisión de una evaluación inicial.

Aunque estos esquemas puedan tener aspectos positivos en términos de innovación financiera y la provisión de alternativas de pago adicionales para consumidores, es claro que ellos también implican riesgos. Debido al pequeño tamaño de esquemas virtuales monetarios, estos riesgos no afectan a nadie otro que los usuarios de los esquemas. Sin embargo, razonablemente puede esperar que el crecimiento de divisas virtuales más probablemente seguirá, provocado por varios factores: a) el acceso creciente y al empleo de la Internet y el número creciente de usuarios de comunidad virtuales, b) el aumento de comercio electrónico y en bienes particulares digitales, que son la plataforma ideal para esquemas virtuales monetarios; c) el grado más alto de anonimato comparado a otros instrumentos de pago electrónicos que pueden ser alcanzados por pagando por divisas virtuales; d) los gastos de transacción inferiores, comparados con sistemas de pago tradicionales; y e) el claro más directo y más rápido y el establecimiento de transacciones, que es necesario y deseado en comunidades virtuales.
Considerando que la evaluación corriente de riesgos es sumamente dependiente de esquemas relativamente pequeños clasificados virtuales monetarios, la suposición que esquemas virtuales monetarios seguirán cultivando el medio que un examen periódico de los acontecimientos es necesario para reexaminar los riesgos…”
Como se observa, se coincide con el estudio realizado por expertos en la materia, cuando se sostiene que, ante la falta de controles de esta moneda digital, se incrementan los riesgos de estafa, fraude y legitimación de capitales, por ello, se considera que esta moneda virtual aún no es segura para evitar estas acciones delictivas, por lotanto, requiere de mayor desarrollo para minimizar estos riesgos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *