En la región y el mundo nos enfrentamos frecuentemente al crimen organizado, ya que existen personas que se dedican al lavado de dinero, al secuestro y al fraude, refugiando el dinero obtenido ilícitamente en las instituciones bancarias y demás sectores financieros.

En nuestro país el lavado de dinero es penalizado con la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada de la República Bolivariana de Venezuela… Pero sin embargo, la existencia de esta ley no ha sido suficiente para darle un freno a esta actividad ilegal, pues muchas instituciones, públicas y privadas, poseen gran debilidad en el seguimiento de la masa monetaria que manejan muchas personas.

Se puede considerar que la legitimación de capitales va intrínsecamente unida a la lucha contra el narcotráfico. Se insiste en la necesidad de que los países repriman el lavado de dinero no solamente en relación con el tráfico ilícito de drogas, sino también en referencia con la delincuencia organizada.

En Venezuela existen numerosos casos de grandes lavadores de dinero, traficantes de drogas, extorsionadores, estafadores, red de corrupción, y mafias organizadas, donde se involucran a altos personeros del gobierno, pudiendo señalar el caso de Wallid Makled a quien le fue incautado más de 270 millones de bolívares, entre bienes muebles e inmuebles, donde se incluían 300 cuentas bancarias nacionales e internacionales. Casos de ex – banqueros, muchos de ellos disfrutando de las enormes fortunas que han hecho del dinero robado a los venezolanos, para quienes aún no se les ha repatriado bienes algunos. A esto se suma una enorme lista de funcionarios señalados por las autoridades de los Estados Unidos como corruptos. Todo ello hace que nuestro país cada día se aleje más a los inversionistas extranjeros que desean hacer negocios serios y responsables.

Actualmente el lavado de dinero es uno de los temas de mayor repercusión en el mundo, en nuestro país el crimen organizado convive con altos personeros del gobierno y empresarios para acomodarse, haciendo que la cifra de lavado de dinero aumente en forma progresiva en los últimos años.

En casi todos está presente la legitimación de capitales con sus distintas formas en la conversión o transferencia de bienes de procedencia criminal con el fin de disimular el origen ilícito de bienes como en ayudar a los implicados en esta actividad a evitar las consecuencias jurídicas de sus actos.

Este delito existe, por ejemplo, en la apertura de cuentas bancarias, que son engordadas por recursos generados en los sectores comerciales que hacen uso intensivo del dinero en efectivo: restaurantes, casas de juegos, bingos, casinos, entre otros.

Conforme a la práctica profesional, en mi carácter de abogado, he observado que las actividades que presentan alto riesgo en esta materia son entre otras: la promoción inmobiliaria, la compra y venta de bienes, el sector de la construcción de viviendas, la compraventa de oro, compra venta de naves, aeronaves y vehículos, compra y venta de objetos de arte, fundaciones y asociaciones.

En una auditoría legal se puede observar que el blindaje del patrimonio personal es una de las funciones preventiva para preservar o proteger los bienes y activos de la persona natural o jurídica. Los bienes que pueden ser objeto del cúbrase o blindaje patrimonial son: los inmuebles y los muebles habidos en ellos, las cuentas bancarias, joyas, obras de arte y los vehículos.

Venezuela indistintamente de contar con la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada, a través de la cual se puede castigar o juzgar cualquier acción delictiva, es muy vulnerable a esta práctica ilegal, razón por la cual las autoridades competentes deben instaurar y poner en práctica recomendaciones emitidas por el GAFI.

Por otra parte, la proximidad del país a naciones productoras de drogas, las debilidades presentes en su régimen antilavado de dinero, su limitada cooperación bilateral y hechos sustanciales de corrupción y otros actores dentro de sectores relevantes del país, hacen que Venezuela sea vulnerable al lavado de dinero, según lo refirió en marzo del 2011 un Informe del Departamento de Estado sobre el Control de Narcóticos. Otros informes señalan que la mayoría de los operadores judiciales y autoridades ignoran las medidas contra el lavado de dinero, y de allí la importancia de desarrollar programas preventivos.

Hay otras modalidades contra el lavado de dinero, por ejemplo, sacar del país el dinero escondido en maletas, inversiones en casinos y salas de juego a través de empresas que sólo están en un papel, financiamiento de lujosos restaurantes de poca clientela, compra de yates, un sin fin de negocios que pueden convertirse en legales con dinero sucio, donde hasta algunos banqueros e  instituciones financieras emprendan acciones decididas para que Venezuela sea usada como un centro para el lavado de dinero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.