CICPC“Cangrejos de Oro”, premio que por méritos a la investigación era el anhelo de muchos funcionarios alcanzar. Comisario General, la cúspide de la carrera. Muchos se quedaban en el camino en el cumplimiento del deber, una honrosa jubilación y el mito a través del tiempo como un gran pesquisa. Cuántos cambios ha sufrido la PTJ hoy CICPC… Extorsiones, secuestros, drogas, robos, homicidios, y muchos otros delitos, donde se ven involucrados funcionarios que empañan la Institución, que fuera recordada como una de las mejores policías de investigación del mundo, la mejor de Latinoamérica, escuela de muchos, tanto profesional como personal, ¿qué pasó?, ¿qué sigue pasando?. La cenicienta de siempre, sin presupuesto, sin instalaciones, sin actualización profesional. Llegar a una comisaría a trabajar y decirle a los funcionarios: “¡¡¡…señores, arreglar esta sede nos corresponde a nosotros, no hay presupuesto…!!!”; “¡¡¡…viajar al interior nos concierne a nosotros para sacar el caso, por orden de la superioridad, dónde hospedarnos, lo tenemos que resolver!!!…”; se convierten en grandes ingenieros de autogestión, ellos solventan todo. “¡¡¡…Los muchachos son buenos, éste consigue de todo para la institución, pintura, computadoras, escritorios, logística…!!!”, tienen muchos “amigos” producto de la gran perversión que vivimos a diario, resulta que pedir para la institución tiene grandes méritos, pero pedir para ellos, es ser señalados como delincuentes, ¿no es lo mismo?, ¿es culpa de quién, del funcionario o del estado burocrático, lento y pesado?. Cuanta desmoralización; excelentes investigaciones, grandes pesquisas y llegue la llamada: “¡¡¡…dejen ese caso así…!!!”, “…¿por qué comisario?…”, “¡¡¡…orden de la superioridad…!!!”; ¿la fiscalía los sigue comisionando como antes?.

Jubilaciones que llegaron a funcionarios que todavía tenían mucho que aportar, desajustando los escalafones para dirigir la Institución, colocando a novatos que están pendiente de tentaciones producto de un sistema corrupto. ¿Presos?, quizás sean más, porque una institución con más de 14 mil funcionarios se puede contaminar, pero lo increíble es que, con todo y lo que se sabe, la gente sigue acudiendo al CICPC… ¡¡¡El primer juez, es el policía!!!.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.