El especialista en derecho penal y creador de las conferencias internacionales anuales sobre antilavado de dinero y contra el financiamiento al terrorismo en Venezuela, Alejandro Rebolledo, asegura que la enorme corrupción que hay en el país impide la lucha contra el lavado de dinero y los delitos afines.

Afirma que en Venezuela la impunidad en los casos de corrupción «es selectiva».

-¿Cuál es la situación del lavado de dinero en América Latina y en Venezuela?

-Lamentablemente el tráfico de drogas, de armas, el secuestro, han avanzado mucho en América Latina y el Caribe. La OEA, en la última cumbre en Cartagena de los Presidentes, decidió hacer un esfuerzo para que América Latina y el Caribe tengan hasta tribunales especializados para combatir el tráfico de drogas y la delincuencia organizada.

El mecanismo para lavar dinero sigue siendo en la región un mecanismo preferido. El Banco HSBC recientemente fue multado con 28 millones de dólares y ha cerrado más de 20.00 cuentas en México e Islas Caimán, producto de sus debilidades para combatir el lavado de dinero. El Grupo de Acción Financiera del Caribe, al cual pertenece Venezuela, hizo observaciones a 31 recomendaciones para la prevención del lavado de dinero.

Ya Venezuela ha ido corrigiendo legislativamente sus debilidades. Reformó la Ley Contra la Delincuencia Organizada, se incluyó el delito de financiamiento al terrorismo, el Seniat creó una unidad de prevención de legitimación de capitales, el Saren también se ha ido fortaleciendo, pero no debe verse nada más al tráfico de drogas como el delito principal para el lavado de dinero. Hace falta una visión más amplia del tema. Debemos entender que el problema más grave que tiene nuestro país es la corrupción que dificulta poder combatir el tráfico de drogas, el secuestro, el sicariato y el contrabando.

-¿Cómo impide la corrupción el combate al delito?

-Un amigo italiano, Francesco Forgiono, dice que puede existir una política sin mafias, pero no una mafia sin política. Es imposible si no hay el desarrollo de una política que nos permita combatir la corrupción. ¿Dónde está la Contraloría General de la República?, porque se debe hacer una declaración de bienes al entrar a un cargo y al salir.

Nosotros vemos los signos exteriores de riqueza, sentimos que no son las cúpulas podridas, sino todo el sistema podrido que está avanzando. El grave problema es que no hay voluntad política para acabar con la corrupción, sino que más bien crece mucho más. Escuchamos decir que «a estos funcionarios les ha ido bien con este Gobierno», que es normal que un funcionario público tenga una gran casa, un gran vehículo, y la gente dice que con el Gobierno le ha ido bien. El descaro con el tema de la corrupción ha sido grande y se ha ido agravando en Venezuela.

-¿Sin embargo, parece que la justicia solo llega a los corruptos que saltan la talanquera?

-El tema de la impunidad es selectivo a la hora de lograr investigaciones o sentencias.

-El exmagistrado Eladio Aponte también ha dado detalles de la corrupción en el sistema judicial venezolano.

-Aponte cometió más de 20 delitos en su trayectoria en el Poder Judicial, que él mismo confiesa. ¿Dónde están detenidos los militares (vinculados con narcotráfico) cuya liberación ordenó Aponte? ¿Dónde está el dinero de las investigaciones por legitimación de capitales de los ciudadanos que están presos por secuestros?

-¿Funciona la cooperación internacional de Venezuela en materia antilavado?

-Venezuela pertenece al Grupo de Acción Financiera del Caribe, preside el grupo de expertos en materia de legitimación de capitales y los acuerdos ayudan, pero el tema es mucho más complejo, es dónde están las investigaciones y sentencias sobre el tema.

Se observa que hay investigación de legitimación de capitales por tráfico de drogas, pero ¿hay investigación por legitimación de capitales por funcionarios corruptos? No se escucha nada de eso. ¿Cuál es la cifra de capitales que se legitiman en Venezuela? Eso es un tabú.

-¿Qué puede decir sobre el contrabando de gasolina, otro delito que mueve mucho dinero en el país?

-¿Dónde está el dinero por ese delito? ¿Dónde están las cuentas y la investigación sobre esos sujetos que están haciendo esos negocios? La presidenta (de Costa Rica) Chinchilla dice ‘esto se combate con inteligencia, no con fuerza’. El presidente (de Colombia) Santos ha dicho que hay que crear una base de información regional para poder saber de dónde provienen estos fondos y darle en el corazón a estos sujetos.

Es difícil mientras no se tenga esa visión, mientras haya doble moral política, ceguera voluntaria por parte de empresarios, y el Estado burocrático sea lento y pesado, mientras el crimen tecnológico e innovador avanza.

-¿Cómo está Venezuela en sus mecanismos antilavado?

-Está tratando de actualizar su legislación, pero es un tema de inversión de dinero para hacer prevención y detectar. Ahora se aprobó la Resolución 20, que permite la apertura de cuentas en dólares. ¿Se está usando el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme) como mecanismo para lavar dinero? Eso es un tema interesante.

Ante el encierro que nos hacen a los venezolanos por parte de Cadivi y el Sitme, para restringirnos las divisas, la gente busca una manera de oxigenarse, tanto el empresario como el ciudadano común. Esa obligación de ponernos una camisa de fuerza es lo que hace que el mismo ciudadano decente busque qué hacer, entonces busca tener un dinero, sin saber qué persona le está haciendo una transferencia.

-El control de cambio favorece el lavado de dinero?

-Todos esos controles hacen posible que la corrupción y el mercado negro se amplíen.

-Sobre el tema del terrorismo, ¿hay evidencia de que se faciliten fondos desde Venezuela para esta actividad?

-Los estudios que se han hecho en el ámbito internacional dicen que entre los países no cooperadores en la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo, el primero en la lista es Irán, y Venezuela tiene un banco iraní en El Rosal (Caracas).

Cuando nos vinculamos a países no cooperadores, entonces pasamos a tener el tipo de negocios con mayor monitoreo y nivel de riesgo, sobre todo por el tema del financiamiento al terrorismo. De los países más riesgosos para invertir se cuenta Irán, en número uno. Se ha dicho incluso que esa relación con Venezuela puede hacer posible que Irán lleve a cabo su visión política y filosófica. Se puede tener un comercio con países específicos, pero el mundo es mucho más grande.

 Decirle a la gente ‘tengo negocios con Irán porque no dejo que ese país se doblegue a una visión política’ está bien, pero tienes negocios con ese país cuando todo el mundo está pensando distinto. El tema de las relaciones hace que a los venezolanos nos vean en el mundo de una manera totalmente distinta.

– ¿A pesar de las diferencias ideológicas, se colabora lo suficiente con EEUU en el tema antilavado?

-Desde hace algunos años Venezuela no firma un convenio con Estados Unidos y con la DEA para intercambio de información, pero hay informaciones. En 2010 se sancionó la ley Fatca, que entra en vigencia en 2013.

Esa Ley trata sobre el dinero que tienen los residentes americanos fuera de los EEUU; los bancos le deben decir cuánto dinero tienen para que declaren sus impuestos en EEUU. Los países están diciendo ‘te firmamos el acuerdo, pero también dinos tú cuánto dinero tienen los nuestros en tu país’. Ese es el dolor de cabeza de los bancos en estos momentos.

Se dice que hay que invertir 7.500 millones de dólares en los países de América Latina y el Caribe para poder darle vigencia esta Ley. EEUU dice ‘si no me das la información, te retengo el 30% de tus ganancias o regalías y no puedes hacer negocios con nosotros’. En 2011 más de 1.200 ciudadanos americanos han renunciado a esa condición. Se espera que haya muchos cambios para evitar la evasión fiscal.

-¿A nivel general, qué hace falta para mejorar la lucha contra lavado de activos?

-Lo importante es la transparencia y seguridad jurídica. Debe combatirse más desde el punto de vista socioeconómico, hay que tener una tipología común del delito sobre la acción mafiosa y darle en el corazón a las mafias, quitarle sus bienes, y que eso sirva para el desarrollo social; además hay que ser duros en la privación de libertad de los cabecillas.

El Universal/Venezuela

 28/07/2012

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.